La sonrisa es la dueña de la felicidad. ¿Qué hay en el mundo que una sonrisa bonita y verdadera no pueda arreglar? Absolutamente nada.

La sonrisa es tan poderosa que incluso contiene el mismo significado en muchas culturas, además de representarse de la misma manera. Hay sonrisas de todas clases.

Están las sonrisas de amor, las de gratitud, las que emanan confianza, las de complicidad, y aunque parezca contradictorio también están las sonrisas tristes que tanto nos transmiten. Realmente el sonreír ocupa un lugar importante en nuestras vidas.

«Como el camino terreno está sembrado de espinas, Dios ha dado al hombre tres dones: la sonrisa, el sueño y la esperanza», decía el recordado filósofo Inmanuel Kant.

Hay ocasiones en la vida en que las cosas no salen como uno espera y son momentos de tristeza y decepción, pero no hay un remedio más potente contra estos sentimientos que la acción de sonreír.

Todo se ve de otro color acompañado de una sonrisa. Y es que a veces una sonrisa cuenta incluso más que las palabras y tiene un efecto sanador.

«Una sonrisa es una línea curva que lo endereza todo», decía con gran verdad Phyllis Diller. Una bella sonrisa es una luz en la ventana de nuestra alma, indica que el corazón está en casa y sin lugar a dudas, es el maquillaje que embellece más.

Entre tanto, bellas plumas y preciosas canciones, nos recuerdan el valor de una sonrisa plena…

SONREÍR CON LA ALEGRE TRISTEZA DEL OLIVO, de Miguel Hernández

«Sonreír con la alegre tristeza del olivo.
Esperar. No cansarse de esperar la alegría.
Sonriamos. Doremos la luz de cada día
en esta alegre y triste vanidad del ser vivo.

Me siento cada día más libre y más cautivo
en toda esta sonrisa tan clara y tan sombría.
Cruzan las tempestades sobre tu boca fría
como sobre la mía que aún es un soplo estivo.

Una sonrisa se alza sobre el abismo: crece
como un abismo trémulo, pero valiente en alas.
Una sonrisa eleva calientemente el vuelo.

Diurna, firme, arriba, no baja, no anochece.
Todo lo desafías, amor: todo lo escalas.
Con sonrisa te fuiste de la tierra y del cielo».

En cuanto a canciones, tenemos la bella «The shadow of your smile», en la preciosa versión de Andy Williams. Andy Williams, que encandiló al público con su suave interpretación de canciones como ‘Moon River’ y ‘Can’t Take My Eyes Off of You’ en los años 50 y 60, se destaca en la versión de este clásico.

La música fue escrita por Johnny Mandel, la letra, por Paul Francis Webster. La canción se introdujo en el 1965 (año en que fue compuesta) en la película «The Sandpiper´´ con un solo de trompeta por Jack Sheldon y, posteriormente, se convirtió en un éxito de Tony Bennett. Ganó el premio Grammy por Canción del Año y el Premio de la Academia a la Canción Más Original.

Son bien conocidas las versiones grabadas por Barbra Streisand, Shirley Bassey, Andy Williams, Al Martino, Perry Como y Frank Sinatra. También es el título del disco de Astrud Gilberto. Connie Francis registró la canción en Inglés, Español (La sombra de tu sonrisa), y, en italiano (Castelli di Sabbia). Marvin Gaye grabó varias versiones de la canción. En 2006 la banda central de la Royal British Legion registró un álbum con «La sombra de tu sonrisa» como el principal título de pista.

Tony Bennett regrabó esta canción de su álbum Duets: An American Classic-rock con el cantante colombiano Juanes en un «spanglish» versión. Esto marcó la primera vez que Juanes cantó en Inglés y Tony Bennett en español.

Mientras escucho la canción, me asalta el pensamiento del Flaco Spinetta cuando nos canta «Y que placer, cuando no hay nada, que pueda ver, y solo invento tu sonrisa, y apago así, toda agonía…