Al escuchar la palabra MANTA IGNÍFUGA es fácil tender a pensar en una manta, como prenda de abrigo, con ciertas propiedades de protección contra el fuego capaz de soportar determinadas fuentes de ignición sin inflamarse ni propagar la llama. Más allá de ello, las MANTAS IGNÍFUGAS son el único producto textil considerado como elemento de protección activa en planes de protección contra incendios

Seguir Leyendo…