¿Qué sucedió? Una persona que cumplia una guardia contra Incendio murió recientemente cuando intento utilizar un extinguidor de incendios portátil del tipo cartucho para apagar un pequeño fuego sin llama. Cuando fue abierto el cilindro interno de CO2 (225 psi/17 bars) para activar el extinguidor, parte del fondo del extinguidor se rajó golpeando al individuo en el pecho. Un accidente fatal similar y otros incidentes “muy cercanos” similares han ocurrido en el pasado con este tipo de extinguidores.

¿Que lo ocasionó? La causa del incidente fue la corrosión del cilindro exterior bajo el pie protector de caucho. El agua penetró en el fondo de caucho provocando corrosión, el proveedor había distribuido una advertencia a todos los propietarios de estos tipos de extinguidores de incendio indicando que la inspección anual debe incluir la remoción del pie de caucho para realizar la inspección visual del fondo del cilindro. Aunque el entrenamiento sobre extinguidores de incendio debe incluir una advertencia e instrucción para el usuario, para evitar este peligro, en este caso sin embargo, el individuo de guardia contra incendios era un profesional certificado.

En resúmen:
• Los extinguidores de incendio se deben inspeccionar al menos una vez por mes
• Debe prestarse suma atención a las inspecciones de extinguidores que se encuentren a la intemperie, en atmósferas húmedas, con contaminantes, ambientes marinos etc.
• Adicionalmente debe considerarse a la vibración que están expuestos producida por las instalaciones, motores, maquinaria, en tal sentido deben montarse para que estén lo menos expuestos a estas vibraciones.
• Los empleados deben ser instruidos para buscar y observar señales de corrosión en los equipos.
• Los extinguidores con cartucho adicional se deben manipular con cuidado.